Quién es el enemigo (escrito por Irene)

Comparto esta historia enviada a mi email el pasado viernes, fue enviado por la persona que me animo a empezar el cambio en mi. Este es su escrito:
Quien es el enemigo?..............
Cuando tomas la decisión de bajar de peso te encuentras con miles de obstáculos, puedes verlo como un reto que te pone la vida, mantener una actitud positiva y manejarlo como cualquier otro proyecto profesional. En mi caso, esta es la experiencia más desafiante que he tenido, siempre fui delgada y pequeña (menos de 50 kilos y 1.57 de estatura), hacia mucho ejercicio y comía bastante bien gracias a mi mamá. Mis circunstancias cambiaron, fui a vivir lejos de mi familia para estudiar la carrera y honestamente no sabía cocinar muy bien, aun no lo hago. Paso el tiempo con latas de atún y alimentos prácticos, no comía mucho fuera de casa, porque no tenía como financiarlo y al terminar la carrera tampoco por la misma razón.

Después del obligado periodo de trabajar mal pagada me encontré muy cerca de todo lo que quería, hablando respecto a la comida, podía satisfacer mis antojos y tenía una gran gama de comida a mi alcance. Subí de peso y llegue directo a la negación, no hacia ejercicio, para qué si siempre había sido una persona bastante delgada. Mi ropa vieja me apretaba, así que llegaba a la casa corriendo a ponerme el pijama para que mis carnes no se asfixiaran, siempre tenía una escusa, estoy hinchada por el calor, encogió la ropa, pero no era yo que nunca hacía ejercicio y comía todo el tiempo cosas en la calle. Me dolían las rodillas y la espalda, siempre estaba triste o de malas, porque con ver la televisión 5 minutos te das cuentas de lo flaquitos que están todos, mientras que yo me cansaba de subir escaleras, ya era difícil atar mis zapatos.

Algo andaba mal y no sabía cómo solucionar el problema, pero mi marido sí. Me llevo con una nutrióloga. Fui con ganas de salir corriendo, cómo me iban a enseñar a comer a mí. Soberbia. La verdad es que ahora me da mucha pena aceptar que soy bien necia. Los primero 3 o 4 meses pasaron con mucha pena y nada de gloria. No vea nada de resultado y me sentida muy infeliz por dejar de lado lo que me gustaba, deje la dieta, la nutrióloga y el autoestima de lado por 5 meses en donde subir un kilo por mes y llegue justo a donde había comenzado. En octubre me llamo la asistente de mi nutrióloga para ver si quería hacer una cita, no tenía nada que perder y no lo pensé mucho, dije que sí y regrese con verdadero SÍ. Realmente no sé cómo murió la apatía en mi, que fue lo sé acomodo en mi cabeza. Tal vez fue el mismo orgullo que me impedía ver mi realidad y que me hablo en mis adentros y me dejo claro que no soy de las que se dan por vencidas.

Yo era mi peor enemiga al no aceptar mi problema y no pedir ayuda, yo soy la que se conforma con una vida mediocre avergonzándose de su cuerpo; sin hacer nada por cambiarlo. Amo la comida y siempre la amaré, pero ahora tengo una relación totalmente diferente, una nueva dinámica que me permite sentirme mejor conmigo. No terminado el proceso, pero estoy cerca. No pararé hasta que consiga lo que quiero, no me voy a conformar con menos, porque todos tenemos derecho a sentirnos bellos y cómodos en nuestra piel. Por salud, construiré la máquina que me acompañará siempre y que me permita vivir feliz y activa.

Comentarios

  1. hola profe!! :D
    =0 espero que este muy bien
    pues me encontré su blog y estan muy interesantes las entradas y creo que estan siendo de motivación para muchas personas :)
    tener problemas con la alimentación es dificil lo bueno es que esta en nosotros mismos tomar la decisión de cambiar todo y que bueno que existen personas que de verdad pueden ayudar mucho a eso con su preparación porque los consejos de amigos y familiares aveces no sirven de mucho :S creo que lo importante es cambiar por una misma y no por los demás porque si se hace por complacer a los demás nunca funciona aunque les hagamos promesas, habrá que prometerlo a una misma y pedir a Dios que nos ayude para lograrlo bueno eso creo ya me revolví xD jeje le deseo lo mejor :D ya quiero clases pk son aburridas las vacaciones...y luego son aburridas las clases y quiero vacaciones xD jeje :P

    ResponderEliminar
  2. Necesito ayuda!! definitivamente, me siento así como lo escribes en el blogg toda mi vida he sido gorda aunque siempre me dicen "pero si tienes taaan bonitas facciones si bajaras un poco.." me siento gorda, avergonzada por estar escribiendo y mas de leer esto. No sé por qué me da pena incluso con mi esposo que se percate q tengo problemas con mi obesidad, ya no puedo mas me siento defraudada y harta de ser GORDA no me queda nada de mi ropa he subido mas de 12 kgs en los ultimos 3 meses. Tomaba unas pills buenisimas "anfetaminas" y baje 16 kgs mis brazos eran perfectos, mi abdomen casi perfecto y ahora me siento la mujer mas bofa y sin forma!! Me siento defraudada por haber gastado miles de pesos en "nutriologos, acupunturistas, libros, pastillas y tratamientos" que no me han servido para nada!!! Siempre q hago dieta me duele la cabeza me harta la lechuga y el agua de jamaica, antes no tomaba refresco ahora me encanta!!! Ashh creo que si estoy muy mal y estoy sintiendo resentimiento y odio por mi misma!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

90 días de cambiar mi vida: La experiencia de Bájate Gordo

De nuevo por aquí, 10 menos, sino no regresaba!

LA ENTREVISTA: REVISTA MUJER EN PALABRAS