¿Propósitos Navideños en Febrero?

En Diciembre del año pasado, estaba mi lista de cosas por realizar para este 2010, evidentemente la principal era bajar de peso, también el comprar un seguro de gastos médicos mayores, adquirir una casa, escribirle a la cigüeña, cumplir con mi beca de CONARTE, obtener reconocimiento académico, tener muchas clases, mucha salud, mucho de todo pero de lo bueno.



En mi mente está todo bien conceptualizado, me veo en una casa, me veo pintando, me veo cuidando de mi, y me veo flaca, todo suena tan hermoso que al escribir estas líneas salen chispitas y se oyen campanitas tilín talán. La realidad de las cosas es que hoy a 2 de febrero, todo va flojo, huango, pinche y lento, claro que a un mes, se pudo haber perdido 3 kilos, se pudo haber hecho tantas cosas, pero lo difícil no es empezar sino mantenerse.


Las prioridades de los objetivos del año 2010 se han cambiado y se han presentado de manera tan diferente que tengo que estar capoteando pa`todos lados lo que se va presentando, hasta ahora, posiblemente adquirir un bien inmueble se pueda realizar en el primer trimestre del año, dios quiera que todo este a nuestro favor, sin embargo, entre idas y venidas viendo casas, entre que si y que no hago esto bien, empieza a darme hueva otra vez hacer dietas y toppers.


Claro que me emociona el adquirir una casa, porque la tendré a mi gusto, me costará mucho trabajo, tiempo, dinero y esfuerzo, pero tengo el objetivo de tener algo nuestro, para poder tener una familia tranquilamente, pero si soy crítica esto va de la mano con la bajada de peso, porque aunque todo se me cumpla, lo disfrutaría más estando al cien por ciento.
Así que me siento como árbol en pleno invierno, necesito renovarme, y que se caigan todas mis viejas hojitas, todos los pretextos y todas esas cosas que solo están en mi mente, la dieta y el hambre no está en mi panza, está en mi cabeza, y mi lista de propósitos navideños, aunque cambie de jerarquía cada semana, la tengo que cumplir. Esta primavera estaré llena de vida nueva, de cosas por hacer, de salud, de voluntad, y la flojera no puede ser más que un momento en el transcurso de la semana, no puede ser un estado de ánimo, tengo que enfrentar mis temores, mi miedos, arriesgarme, porque no tengo nada que perder y sí mucho que ganar.


Yo ya no quiero discutir sobre la bajada, la subida, los pesos, ni ejercicios, tengo que concentrarme en mi, cada quien su rollo, pero con el mismo objetivo, espero que todos los que me leen, mis queridos amigos arely, walter, pepe, fenix, juany, vanesa y tanta pero tanta gente que he conocido agarren nueva fuerza para salir adelante!! Porque somos poderosos en lo que deseamos, si lo pedimos con fuerza y lo vemos como un hecho en nuestra mente lo vamos a lograr.


Estamos en el mes del amor! saludos a todos!

Comentarios

  1. Definitivamente Celeste.

    Hay que agarrar fuerza. Yo la traigo bien pescada... y quiero llegar a la meta.

    Pero también siento que es necesario de la misma forma que tu, concentrarme en mi misma.

    Es lo mas importante.

    Te mando un abrazo bien grande!!!

    ResponderEliminar
  2. Cel, q bueno q tengas todo bien mentalizado estoi segura q todo se te ira dando y si no es asi, no te presiones tanto, Dios sabra cuando es el momento tu por el momento cmo dice el dicho, a Dios rogando y con el mazo dando jeje, espero q pase pronto el frio para q con el sol al flojera pase y agarre nuevamente tus enjundias se q asi sera por lo pronto cuidate mucho y stamos en el camino DTB

    ResponderEliminar
  3. Así es, hay que desear y atraer lo bueno a tu vida. Entiendo (creo) lo que sientes en cuanto al peso y la dieta, a veces resulta taaaaan cansado que quieres seguir, pero ya sin hablar del peso, sin subirte a la báscula, sin agobiarte pues. Quieres seguir en el camino pero ni siquiera mencionarlo porque entonces ahí es cuando se hace más cansado el asunto y sí que puedes tirar la toalla. Así me siento yo ahorita por lo menos, digo, en navidad no subí tanto y ahorita estoy sin nutrióloga salvadora por lo menos hasta que encuentre chamba y eso lo veo difícil. Ni modo, a seguir y seguir.

    Saludos de una lectora silente pero fiel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

90 días de cambiar mi vida: La experiencia de Bájate Gordo

De nuevo por aquí, 10 menos, sino no regresaba!

LA ENTREVISTA: REVISTA MUJER EN PALABRAS